FIESTA EN EL BARRIO: VINO LA LUZ

Versión para impresiónVersión para impresión
Un pasito más hacia el objetivo de que no haya ningún hogar sin servicio regular de energía eléctrica

Bastaba ver la sonrisa de Cecilia Pelayo para calibrar la importancia de lo que allí estaba sucediendo. Después de 19 años de vivir en ese predio, finalmente le llegó la energía eléctrica. Por eso ella y el conjunto de vecinos del barrio 7 de Diciembre celebraron el viernes 4 de agosto la buena noticia con una fiesta que incluyó, sobre todo, diversión y aprendizaje para los más chicos.

El barrio 7 de diciembre está en las proximidades de Millán e Instrucciones y reúne a 75 familias, 47 de las cuales son propietarias desde hace cinco años del terreno en el que viven. En el último quinquenio lograron la conexión de agua potable, el saneamiento y, desde abril pasado, la luz.

Cecilia, referente del barrio, contó que costó mucho conseguir la legitimidad necesaria para acceder a la energía eléctrica porque durante mucho tiempo no tuvieron la propiedad del predio. Cuando lo lograron, UTE se contactó con ellos y comenzó el proceso que desembocó en esta nueva realidad.

“Es un cambio muy importante. Sé que en invierno no me voy a quedar sin luz, y si se me corta tengo un teléfono donde llamar. Es un servicio que los ciudadanos precisan”, dice. Uno de los avances más significativos es lo que se relaciona con la seguridad. De los “cablecitos conectados precariamente” se pasó a instalaciones confiables, de acuerdo a las normas que UTE aplica a todos sus clientes.

Cecilia sabe también que ser clientes con todos los derechos implica también obligaciones. “No estábamos acostumbrados a pagar. Y yo prefiero pagar, porque además UTE nos da facilidades. Queda bajo la responsabilidad de cada uno ahora cuidar el consumo”. También es consciente de que “no hay excusas, no puedo decir que no vino el recibo. No, el recibo viene. Los chicos del área social de UTE vinieron e hicieron una jornada en la que pusieron los buzones para los recibos. Estamos programando otra jornada para poner postes con los nombres de las calles para que no haya confusiones”, cuenta.

“UN TRABAJO DE HORMIGA”

Mediante el trabajo de sus unidades especializadas, bajo la coordinación de la Sub Gerencia de Atención Comercial Social, UTE prevé llegar al fin de 2017 con 4.550 suministros regularizados. Las 75 regularizaciones del barrio 7 de Diciembre elevan la cifra a 3.100 en lo que va del año, a través de un trabajo que “es de hormiga”, según el presidente Gonzalo Casaravilla.

“La energía ha dejado de ser un servicio para convertirse en un derecho. Es un equilibrio difícil porque tiene costos que hay que sustentar, pero hay que hacerlo”, subrayó.

“Nos planteamos tener un proyecto con encare nacional. Tenemos por delante todavía 60.000 viviendas con situación irregular, el desafío es mayúsculo y así como hace algunos años se dijo ‘vamos al 100% de electrificación rural’, ahora tenemos que pensar a nivel de todo el país en solucionar esta situación. No es concebible que la gente entre a su hogar y corra peligro de muerte”, remarcó Casaravilla. 

COMUNICACIÓN CORPORATIVA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL

Back to Top