LA SIGUIENTE REVOLUCIÓN

Versión para impresiónVersión para impresión
La movilidad eléctrica complementa el cambio en la matriz y UTE está en condiciones de abastecer completamente la demanda, dijo Casaravilla

El desarrollo de la movilidad eléctrica es “la siguiente revolución” luego de la transformación de la matriz eléctrica, dijo el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, al hablar en la inauguración del Salón de Movilidad Eléctrica y Ciudades Inteligentes, el jueves 26 en el LATU.

Casaravilla, que estuvo acompañado por los directores de UTE César Briozzo y Cristina Arca, dijo que en Uruguay “cierran las cuentas económicas pero también desde el punto de vista ambiental” para cambiar hacia esta modalidad el parque automotor. Al respecto aseguró que “el sistema de abastecimiento eléctrico está en condiciones: podemos suministrar la energía necesaria para esta transformación. Si todo el parque automotor de Uruguay se convirtiera a eléctrico significaría un 20% de aumento en la demanda y UTE está en condiciones de abastecerla”.

“Hoy es además un tema de salud –dijo el titular de UTE-. Imagínense lo que serían las ciudades sin la contaminación que suponen los autos de combustión interna”. UTE, como  brazo ejecutor de la política energética nacional, dio una señal fuerte cuando decidió incorporar, en 2014, 30 unidades eléctricas a su flota de vehículos. Hoy soy 63 y pronto se agregarán 30 vehículos más a lo que ya es la flota eléctrica más grande de América Latina.

“La flota de taxis, los puntos de recarga, la ruta eléctrica con centros de recarga cada 60 km dan la señal de que esto ya está. Cuando termine este año vamos a tener un punto de recarga en cada ciudad capital, más allá de los 75 puntos que tenemos asociados con nuestra propia flota”, expresó Casaravilla, que también remarcó que el conocimiento aplicado a esta nueva “revolución” es patrimonio del país: “todo el software es desarrollado por nuestra propia gente”.

COSSE: GOBIERNO FAVORECERÁ DESARROLLO DE TRANSPORTE ELÉCTRICO

“Gracias al cambio en la matriz eléctrica, Uruguay puede plantearse el desafío de transformar el transporte, que es el sector de mayor consumo de energía de origen fósil”, aseguró por su parte la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse.

La jararca destacó especialmente el trabajo con UTE, los ministerios de Transporte y de Medio Ambiente y la Intendencia de Montevideo para impulsar un cambio, tanto en materia normativa como impositiva, que estimule el viraje hacia una modalidad eléctrica en el transporte. Citó como ejemplo la reducción del Impuesto Específico Interno (Imesi) y del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE) para autos híbridos y eléctricos, así como la exoneración de la tasa global arancelaria con el fin de promover la importación.

Si bien los vehículos eléctricos son más caros que los convencionales, el gasto en el consumo y el mantenimiento es significativamente menor, dijo, y agregó: “En 10 años, el costo de la batería disminuyó considerablemente y su capacidad de almacenamiento aumentó”.

Recordó, también, las estrategias diseñadas con el sistema bancario, que permitieron nuevas líneas de crédito, así como las exenciones de hasta el 30 % de la inversión total, tal como fue considerado en la Ley de Promoción de Inversiones.

Adelantó asimismo que está previsto el lanzamiento de dos convocatorias para la adquisición de cinco ómnibus y utilitarios. “Estamos buscando generar la mayor cantidad posible de estímulos, tanto en exoneraciones como en política”, señaló Cosse, y añadió que el objetivo, además, es lograr un “buen modelo” en Montevideo, para replicarlo en todo el país. En 2020, dijo, en todas las estaciones de servicio de Ancap de las principales carreteras del país habrá un punto de recambio eléctrico. “Esa es nuestra meta”, subrayó.

Back to Top