LA ENERGÍA ELÉCTRICA LLEGÓ A PARAJES RURALES DE ARTIGAS

Versión para impresiónVersión para impresión
A través del Programa Interinstitucional de Electrificación Rural, 59 vecinos acceden al servicio, con una inversión estatal de un millón y medio de dólares

El viernes 8 de junio se inauguró una nueva obra en el marco del Programa Interinstitucional de Electrificación Rural. Se trata esta vez de la obra “Vecinos Ruta 4”, una de las más grandes desarrolladas en el marco del Programa que reúne a OPP, MIEM, MVOTMA, MIDES, MGAP, INC, ANTEL, MEVIR y UTE en el esfuerzo de llevar la energía eléctrica a todos los hogares y emprendimientos productivos del país.

UTE ha incrementado en los últimos años el ritmo de electrificación en los parajes más alejados del interior, una tarea que la empresa realiza desde hace varias décadas y tiene por objetivo alcanzar el 100% de conexión a la red eléctrica para sus habitantes. Desde 2012, con la firma del acuerdo que dio origen al Programa de Electrificación Rural, tanto las demás instituciones como los propios vecinos involucrados han sumado sus esfuerzos y el objetivo está cada vez más cerca. Hoy Uruguay cuenta con una tasa de conexión del 99,7%, una de las más altas de América Latina.

La obra inaugurada el viernes abarca 157,3 kilómetros de conexión, de los cuales 109 km están terminados, 13 están en ejecución y 35,3 en proyecto. Se trata de una de las más importantes obras de electrificación rural desarrolladas al amparo del Programa. La conexión alcanza en esta oportunidad a 59 vecinos del medio rural del departamento de Artigas, entre ellos dos escuelas y un destacamento policial. La inversión total del Estado es de alrededor de U$S 1.500.000.

El costo por cuenta de los vecinos es de $ 31.775.292, de los cuales OPP aporta en carácter del subsidio previsto en el Programa $ 14.614.002 (46%) y la Intendencia de Artigas $ 6.500.000 (20%). Los beneficiarios se hacen cargo de los restantes $ 10.661.290 (34%), que pueden abonar hasta en 60 cuotas.  Además, UTE destinó U$S 375.000 al tendido de líneas de media tensión y U$S 450.000 fueron aportados también por UTE y ANEP en materiales.

UNA FUENTE DE CULTURA Y DESARROLLO

En el acto de inauguración de la conexión eléctrica hicieron uso de la palabra el director de UTE Ing. Walter Sosa, el director de la OPP, Cdor. Álvaro García, el intendente Pablo Caram, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ing. Enzo Benech, la ex intendenta y actual senadora Patricia Ayala, la maestra directora de la Escuela N° 26 de Cerro Amarillo, Marisa Medina, el inspector departamental de Primaria, maestro Ismael Dacosta y un vecino de la zona, el doctor Ramón Rodríguez Moyano.

Hablando en nombre del Directorio de UTE, el Ing. Walter Sosa insistió en la importancia de la energía eléctrica para las tareas cotidianas y también en el desarrollo educativo e intelectual de las personas. “Ha habido muchos cambios importantes en el sector, tenemos 99,7% de conexión a la red y todas las escuelas rurales tienen el servicio, ya sea a través de la red o por paneles solares”, dijo. Uruguay es un país pequeño pero que está en condiciones de colaborar con otros aportando su experiencia en esta materia, añadió. “La solidaridad es un motor de cambio que no solo beneficia a quien la recibe, sino que también enriquece al que la da”, reflexionó Sosa. Valoró también la capacidad organizativa de los vecinos para acceder al servicio por esta vía y remarcó que a partir de ella “se pueden lograr muchas más cosas”, al tiempo que destacó también el aporte del Estado, que realizó una inversión de un millón y medio de dólares en esta obra.

La directora de la escuela N° 26, maestra Marisa Medina, recalcó que con la llegada de la energía eléctrica, los obstáculos que se presentaban a la escuela “pasaron a ser historia”. El intendente de Artigas Pablo Caram invitó a hablar a la ex intendenta Patricia Ayala porque la obra fue una decisión de la anterior administración. Caram valoró la llegada de la luz porque “uno que nació en campaña sabe lo que es su ausencia” y su ex colega felicitó a los vecinos por haberse organizado para trabajar por su derecho y a las instituciones del Programa por haber mostrado una voluntad política de generar las condiciones de acceso a ese derecho.

Un vecino de la zona, Ramón Rodríguez Moyano historió el proceso que, dijo, lleva más de 25 años y, como hombre también criado en el campo, remarcó lo que significa tener energía eléctrica para el desarrollo cultural de las personas. “Si no tenemos, una vez que culmina la ardua jornada, una luz que nos permita leer, vamos embruteciéndonos”, sostuvo.

A su turno, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ing. Enzo Benech también se refirió a su niñez en una escuela rural y ponderó la llegada de la energía eléctrica como una forma de ayudar a que muchos de los niños que hoy concurren a la Escuela 26 puedan permanecer arraigados a su tierra, y no se vean obligados a emigrar. “Es muy fácil gargantear cuando se tienen las comodidades, pero muchas veces no se tiene conciencia de lo que es vivir en el medio del campo”, apuntó. “No es negocio hacer esto –dijo-, con esto se pierde plata, pero es la única forma de llegar a los más pobres y a los más chicos. Y esos son los que no tienen prensa”.

“El Gobierno tiene el objetivo de completar la electrificación en todo el país”, afirmó por su parte el director de la OPP, Cdor. Álvaro García. Destacó además que desde 2012, cuando se puso en marcha el Programa, de las 2.710 familias que no tenían energía eléctrica solo quedan hoy 1.500 por conectar, de las cuales 600 ya están inscriptas para poder hacerlo. Recordó García que hace casi 50 años, cuando veraneaba a solo 22 kilómetros de Montevideo, lo hacía en una casa que no tenía energía eléctrica. “Eso demuestra cuánto han cambiado las cosas”, afirmó.

Back to Top