INVERTIR O MORIR

Versión para impresiónVersión para impresión
El presidente de UTE reivindicó la necesidad de inversión en el sector eléctrico y ratificó la apuesta del ente al mercado de valores

El sector eléctrico necesita invertir en forma permanente, y si el espacio fiscal no posibilita que UTE pueda hacerlo, la empresa va a seguir apostando al mercado de valores como instrumento de financiamiento.

Así lo aseguró el presidente de la empresa estatal, Gonzalo Casaravilla, al exponer en el acto por el 150 Aniversario de la Bolsa de Valores de Montevideo. El país “necesita que se hagan las inversiones en este sector, y luego de la primera opción que sería la inversión propia, UTE identifica en el mercado de valores una segunda alternativa que le permite participar de la mejor forma dadas las restricciones en el espacio fiscal”, explicó Casaravilla.

El titular de UTE aportó una serie de datos que fundamentaron su apelación a la inversión en el sector. Ante una demanda que sube año a año un 3% en general (2% el sector residencial), “no hay forma de escapar a las necesarias inversiones de reposición y expansión”, dijo Casaravilla. “Podemos quejarnos de la OCDE, FMI, Banco Mundial, G20 o G5, o buscar la forma de que ocurran las necesarias inversiones. El sector eléctrico es demasiado estratégico para dejarlo en manos del mercado”, añadió.

Primera opción: Inversión por parte de UTE

El titular de UTE indicó que la inversión propia, por parte del ente estatal, es la primera opción a considerar. En ese sentido, sostuvo que de un total de 6.600 millones de dólares invertidos en el sector eléctrico entre 2010 y 2019, 3.000 millones han sido por cuenta de UTE, quedando todavía 450 millones por asignarse.

Esta inversión de UTE puede desglosarse de la siguiente forma:

-         Desarrollados por UTE en fideicomisos y sociedades anónimas: 800 millones (100% ejecutado)

-         Eólica y Solar sin participación de UTE: 2.350 millones (100% ejecutado)

-         Leasing/Fideicomisos de UTE en Trasmisión, Distribución y Comercial: 450 millones (ya van 80 millones invertidos, en 2018 serían 200 millones y 170 millones para 2019. De los 200 para el año 2018, 140 serán a través de un Fideicomiso canalizado en el mercado de valores en la línea Tacuarembó-Salto que cierra el anillo de 500 kV del Norte).

Además de las inversiones propias de UTE bajo distintas modalidades, el mercado de valores se presenta como la segunda opción más ventajosa, indicó Casaravilla, por cuanto otorga un claro beneficio para UTE, aporta a su imagen institucional y abre la puerta al ahorro popular, posibilitando que pequeños capitales se asocien en los emprendimientos.

“La experiencia de ir al mercado de valores ha sido muy positiva: en los tres parques eólicos (Pampa, Arias y Valentines) se ejecutaron inversiones por 670 millones de dólares. De ellos, 475 millones implican endeudamiento convencional, 40 millones son equity de UTE, 100 millones son de inversores minoritarios y 65 millones son de inversores mayoristas, como ser particulares, AFAPs, aseguradores, etc”, dijo el presidente de UTE.

Recordó además que en estos emprendimientos la demanda, tanto de inversores minoristas como mayoristas, fue entre tres y seis veces lo ofertado en la Bolsa de Valores. “La dinamización del mercado secundario parece ser el mayor desafío”, subrayó.

Por su parte, el presidente de la Bolsa de Valores, Ángel Urraburu, comentó que la Bolsa acompañó al país desde sus inicios. Ciento cincuenta años es mucho tiempo en un país que aún no tiene doscientos años de independencia. Destacó además, “la decisión política de UTE -que compartimos- para que a través de la Bolsa de Valores, y apelando a mecanismos apropiados lograr recursos de los ahorristas uruguayos”. Afirmó que “acciones como éstas abren los caminos de participación en los procesos de crecimiento”  a lo que agregó que la experiencia de recurrir al mercado de valores ha sido una experiencia exitosa y felicitó a todos aquellos que participaron para lograrlo. 

Finalizando el acto, Casaravilla enfatizó que además se cumplieron con tres objetivos fundamentales: Realizar efectivamente las inversiones, generar el sentimiento de pertenencia de la gente y crear la alternativa de ahorro popular.

Cerró su alocución diciendo que: “No hay dudas, la vida de una empresa es invertir”.

Back to Top