COOPERATIVAS DE TRABAJO HARÁN INSTALACIÓN INTERIOR EN HOGARES REGULARIZADOS

Versión para impresiónVersión para impresión
Se firmó convenio entre UTE e INACOOP que posibilitará atender a 5.000 familias por año

En el marco de un convenio entre UTE e INACOOP, cooperativas de trabajo se encargarán de las instalaciones eléctricas interiores en 5.000 hogares cuyo servicio es regularizado. Esta tarea se da como parte del Proyecto de Inclusión que lleva adelante UTE y tiene como objetivo que aquellas familias de contexto social vulnerable que no acceden al servicio regular de energía eléctrica puedan hacerlo.

El ente estatal ha regularizado unos 15.000 servicios desde 2013, “y la buena noticia es que el 82% se ha mantenido en forma regular, al día, pagando, y el resto lo estamos gestionando y de a poco se van incorporando al sistema”, remarcó el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla.

La Ley Nacional de Electricidad (ley 14.694) no permite a la empresa hacer las instalaciones interiores, por lo cual ésta debe ser realizada por un instalador habilitado. “En situaciones de contexto crítico, en las que además de regularizar un servicio que antes era irregular hay que hacer la instalación eléctrica, identificamos un problema –añadió Casaravilla-. Por eso resolvimos pagar el costo de la instalación interior y apostamos al trabajo cooperativo”.

UTE aspira a cerrar el año con 6.000 regularizaciones. El año pasado el objetivo eran 4.500 y se hicieron 5.000. “Venimos subiendo y ya pensamos que el año que viene tienen que ser 7.000. Esta es una inversión que tiene doble retorno: el social y también el económico, porque cuando pasamos de una situación irregular a una regular ganamos todos”, indicó.

A este tema también se refirió la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, presente en el acto de firma del convenio, quien admitió que existen “miles de familias colgadas (al servicio de energía eléctrica) y eso implica un costo adicional para el país muy grande porque consumen cuatro veces lo que un hogar común. Además, implica un problema cultural muy grande porque en una misma cuadra tenemos gente que paga sus servicios y gente que no”.

El director del Instituto Nacional del Cooperativismo (INACOOP), Gustavo Bernini, recalcó lo que implica este convenio también para el movimiento cooperativo, como forma de generar fuentes de trabajo y apuntalar a este sector dinámico de la sociedad.

CINCO MIL VIVIENDAS EN UN AÑO

De acuerdo al convenio firmado, INACOOP proveerá a UTE una base de datos de cooperativas con conocimiento técnico acreditado en instalaciones eléctricas, a efectos de que puedan llevar adelante el trabajo de regularización interior en las viviendas que UTE indique.

Se estima que este acuerdo permitirá la regularización de hasta 5.000 viviendas en un año, en forma gradual, con un costo estimado para UTE de $ 132.545.000 (unos 4 millones de dólares).

El contrato es en principio por dos años, pudiendo extenderse de acuerdo a la evaluación que UTE realice de sus alcances y cumplimiento.

Este convenio se firma como parte del Convenio Marco de Cooperación signado entre ambas instituciones en marzo de 2017 con el objeto de sumar esfuerzos para promover la complementariedad en el diseño y ejecución de políticas activas en el ámbito de las competencias de cada parte.

Desde hace varias décadas UTE ha desarrollado políticas de inclusión social y acceso seguro a la energía eléctrica para este segmento social.  A partir del año 2010 se profundizó el trabajo siguiendo los lineamientos de las políticas de vivienda e inclusión social del Estado y el año pasado el ente instrumentó un Proyecto Priorizado de Inclusión Social que ha posibilitado un salto de calidad en ese objetivo.

En el marco del Convenio celebrado entre UTE y MIDES se ha recurrido a cooperativas sociales para la regularización de las instalaciones eléctricas interiores de viviendas de vulnerabilidad socioeconómica integradas al Proyecto de Inclusión.

Back to Top